Tejerina destaca el dinamismo chocolatero para mantener una posición competitiva

a.g. valencia | astorga

Un proyecto consolidado. La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, inauguró ayer la cuarta edición del Salón Internacional del Chocolate de Astorga (Sica), un evento que nació hace una década, y que vuelve con los cimientos bien puestos y «en un momento muy oportuno», como señaló la titular del Gobierno, al referirse a que el sector de chocolate «sigue siendo uno de los más dinámicos». En este línea animó a los maestros a mantener una posición competitiva que siga involucrada en la mejora de los procesos. «En este sentido el salón recoge actividades orientadas a estos aspectos fundamentales». Por eso la ministra destacó entre los valores del Sica la internacionalización, con la presencia de chocolateros de Alemania, Ecuador, Portugal o Marruecos, y con el objetivo de dar a conocer un producto tradicional «lleno de innovación que además fomenta el turismo».

Tejerina también hizo hincapié en la profesionalización del Sica, con maestros de primer orden que dirigen las jornadas técnicas y que «combinan experiencia y sensibilidad para alcanzar la excelencia».

Con los datos en la mano, la popular reconoció la «buena salud» de la que goza el sector chocolatero y que en 2015 movió 285.000 toneladas de producto y cerró con unas exportaciones por valor de 1.692 millones de euros, una cifra que representa el 25% de la producción.

La ministra hizo un repaso por la historia del chocolate en Astorga, la gran proyección en los siglos XVIII y XIX y la herencia que queda en la ciudad monumental. «Astorga está ligada a este producto desde su llegada a la península, a través de lo que conocemos como la agricultura viajera», subrayó, destacando el carácter emprendedor de los habitantes y chocolateros de esta zona que «han combinado las técnicas tradicionales y la innovación sin perder en calidad y manteniendo el espíritu de conquistar el mercado».

Las exportaciones, claves

La inauguración del Sica también contó con las palabras del consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez Quiñones, quien se remitió a la importancia que la agroalimentación tiene en la Comunidad, un sector que factura 10.000 millones al año y que mueve en exportaciones 1.700 millones de euros. Con este panorama al alza, el consejero recordó que «el salón del chocolate ya está consolidado como referencia nacional e internacional, un evento que pone a la ciudad donde corresponde, una Astorga más dulce que nunca», aseguró.

Esta cuarta edición del Sica, que presiden los reyes, tiene como mantenedor al periodista berciano Luis del Olmo, que en su pregón reparó en la unión de los vinos de su tierra con el chocolate de Astorga, «dos productos unidos por la historia». Apuntó que «la continuidad de este salón contribuye a fortalecer el sector y la marca Astorga y de la Comunidad».

También el alcalde, Arsenio García, se refirió a la importancia del sector en la ciudad, a su proyección y al impulso tomado desde hace siglos. García habló de la proyección del Sica, ante un Seminario abarrotado, con el que compartió «la alegría y la responsabilidad» que suponen la apertura de esta cuarta edición, así como el trabajo de la Cámara para ponerlo en marcha. «La promoción del chocolate supone un enorme valor industrial y turístico», para referirse a que los artesanos han sabido conservar la esencia de siempre con nuevos toques, «adaptándose a la demanda del consumidor».

Gracias por compartirnos